Contratar una dominatrix

El sexo es la actividad física más placentera del cuerpo, en él, se busca que las personas involucradas tengan un mismo nivel de satisfacción y que esto sea consensuado por ambas personas. 

Desde hace varios años la forma de hacer el sexo ha ido evolucionando y ha dejado atrás los tabúes y los ataques sociales.

Hoy en día es muy conocer prácticas en el sexo que 50 años atrás hubieran causado un escándalo, y aunque el sexo oral, sexo anal, masoquismo, dominación, entre otras cosas, ya existían desde muchísimos años atrás, no eran compartidos y aceptados con tanta normalidad como hoy en día. 

El sexo es uno de los mayores placeres que puede disfrutar tu cuerpo, con él se pretende llegar a un estado de excitación tal que se pueda alcanzar el orgasmo y entonces, es cuando el cerebro desprende sustancias químicas que hacen que el cuerpo entre en un estado de satisfacción, tranquilidad y armonía. 

Hay personas que lo disfrutan más que otras, pues todos tenemos gustos diferentes en el sexo y nos inclinamos por cosas que a otros puede que no les encante, ejemplo de ello son las prácticas de masoquismo, dominación, sumisión, sadismo y diferentes fantasías eróticas que son distintas dependiendo del individuo.

¿Qué es el BDSM?

Debido a esto, las prácticas sexuales que hemos mencionado antes es que se crearon las siglas BDSM, las cuales por su traducción al español significan Bondage, Dominación, Disciplina, Sumisión y Masoquismo. 

Dichas siglas fueron un término que se creó para hacer referencia a prácticas sexuales diversas y fantasías sexuales que deben ser consensuadas libremente por los individuos involucrados en el acto. 

Estas fantasías, en la mayoría de los casos son considerados como un estilo de vida y por sus siglas, tienen relación o en ellas se practica en Bondage, Dominación, Disciplina, Sumisión y Masoquismo de una forma que brinde satisfacción para los involucrados en el acto sexual.

Estos actos sexuales se practican con más frecuencia de lo que imaginamos y resultan muy satisfactorias para un gran número de personas.

Precisamente, por la importancia que el BDSM ha tomado hasta estos días, es que se han creado términos como dominatrix, maestros y sumisos. 

¿A qué se refiere el termino dominatrix?

Una dominatriz o dominatrix es un término que se usa para referirse a una mujer que adopta el papel dominante durante las prácticas sexuales de BDSM, el igual masculino de la dominatrix en estas prácticas es el maestro o amo. 

En estas prácticas sexuales la dominatrix tiene que cumplir con el papel dominante en el acto sexual, ella, está obligada a practicar todo tipo de actos que tengan que ver con el bondage, la sumisión del compañero, el masoquismo, entre otros. 

Esto siempre será con la petición que le realice la persona que está siendo dominada y con la libertad correspondiente de recurrir a estos actos por ambas partes. 

Aunque no lo creas, hay muchos hombres o inclusive mujeres que recurren a los servicios de una dominatrix para poder tener esa satisfacción sexual que quieren sin ser juzgados y que tal vez su pareja no les puede brindar. 

Por esto mismo, es que te hemos preparado una serie de tips a tener en cuenta si quieres contratar los servicios de una dominatrix. 

Que tomar en cuenta para contratar los servicios de una dominatrix. 

  1. Tu salud. Lo más seguro es que vayas a contratar el servicio de una dominatrix, entonces, cuando vas a tener sexo con alguien que no conoces y que no se trata de tu pareja, lo primero es cuidar tu salud. Procura que la persona que vas a contratar sea de confianza, y toma precauciones, esto te ayudará prevenir enfermedades no deseadas.
  2. Experiencia. Siempre es bueno saber cuántos años de experiencia tiene la dominatrix, pues esto ayudará a asegurarnos que ya conoce estas prácticas y que será un servicio satisfactorio.
  3. Disfrutar al mismo tiempo. Aunque no lo creas, el compartir gustos con la dominatrix en el BDSM ayuda en gran medida a que ella también lo disfrute y por ende, tú también. 
  4. Cuéntale tus fantasías. Es un servicio el que estás contratando, por lo cual, siempre es importante hacerle saber a la dominatrix acerca de tus fantasías más eróticas para que ella pueda cumplir con su objetivo de brindarte satisfacción.