Sexo con una dominatrix

Actualmente y sobre todo en esta época que se vive de libertad sexual y ser liberal en las prácticas sexuales se hablan y se tratan con mucha más normalidad que años atrás, pues temas como el sexo oral, el sexo anal, bondage, entre otras cosas, hubiesen sido un escándalo en años pasados. 

Sin embargo, como todo, hemos ido evolucionando en comprender que disfrutar de un placer tan sano y placentero como el sexo no es motivo de ningún tabú y que hay muchas formas de disfrutarlo, todo depende de lo que a cada persona le guste.

Tener sexo con una dominatrix es de aquellas prácticas sexuales que se han normalizado a través de los años y por ello, ahora resultan ser más fáciles de conseguir a través de internet o por otro medio. 

Este tipo de sexo resulta muy juguetón y satisfactorio para muchas personas.

¿Qué es una dominatrix?

Antes de saber cómo es tener sexo con una dominatrix, debes de estar al tanto de que cosas puede hacer y cumplir. 

Una dominatrix es una mujer que cumple el papel dominante en la cama durante el acto sexual, su dominio está presente en todo momento y ella es quien lleva el control del ritmo así como de todo aquello que se hace durante el acto sexual.

Normalmente, las dominatrix trabajan bajo los estándares del BDSM. 

Este término hace referencia a una práctica de sexo duro que conjunta el Bondage, la dominación, Sumisión y el Masoquismo. 

La dominatrix es una profesional en su trabajo, todo es bajo absoluta discreción y son muy profesionales a la hora de llevar a cabo su servicio. 

¿Cómo es tener sexo con una dominatrix?

De acuerdo con personas que ya lo han experimentado, tener sexo con una dominatrix es una de las prácticas sexuales más placenteras que puede haber, por supuesto esto va mucho de la mano de lo que te gusta hacer en el sexo, pero en caso de que disfrutes del sexo duro, la dominación y el masoquismo.

Tener sexo con una dominatrix es algo que debes de experimentar.

Tan solo imagina estar acostado en la cama, que la mujer haga la mayor parte del trabajo y tu disfrutar la mayor parte del tiempo ¿Suena bien, no crees? 

Eso es parte de tener sexo con una dominatrix. Cumplir todas tus fantasías sexuales y ser como realmente eres en la cama es parte de esta experiencia, puedes tener libertad absoluta sin el miedo a que la dominatrix se asuste o te diga que no, su principal objetivo es hacer realidad tus fantasías y que puedas disfrutar al máximo sin ningún tipo de pena o restricción. 

¿Cómo puedo disfrutarlo aún más? 

El acto sexual que llega a vivir con una dominatrix es única y placentera gracias a que son muy profesionales y concisas con sus servicios, pero la experiencia que llegues a tener con una de ellas depende en gran medida de como especifiques que quieres el servicio, pues esto les ayudara a saber cómo cumplir tus fantasías y por tanto, tu satisfacción. 

El trabajo principal de la dominatrix es que disfrutes al máximo, pero ayudar a que ella disfrute también es algo que contribuye a una mejor experiencia, pues si ella lo disfruta, tú también lo harás. 

Recuerda que es muy importante que le hagas saber desde un principio cuáles son tus límites y fantasías, así ella podrá cumplirlas sobre la marcha sin tener que interrumpir el sexo en ningún momento. 

Y en caso de que estés buscando sacarle el máximo provecho a tu sesión con una dominatrix, deja fuera de la habitación todas las preocupaciones y deberes, en ese momento solo enfócate en cumplir tus fantasías y disfrutar en todo momento. 

Muchos dicen que tener sexo con una dominatrix es de las mejores experiencias que se puede vivir en el aspecto sexual, pues cuando hablamos de que hay alguien que lleva todo el control de la situación, solo tenemos que preocuparnos por disfrutar y dejarnos llevar. 

Pero no te quedes con lo que estás leyendo ahora, si lo que te gustan las prácticas de sexo BDSM, no esperes más y vive la experiencia con una dominatrix, una que muy seguramente querrás volver a repetir.