Leyendas Urbanas y otros bulos sobre la vida sexual

Si le preguntas a cualquier hombre cuánto saben sobre el sexo, probablemente la mayoría te dirá que son expertos en el tema. Pero la realidad es que incluso los hombres adultos que han tenido sexo desde hace muchos años, pueden tener una idea equivocada de lo que es una buena relación sexual.

Llevan esta información errónea con ellos, en cada relación o encuentro sexual. Por ello, a continuación te presentamos algunos mitos sobre el sexo que te pueden arruinar tu vida sexual y que debes tener en cuenta para no caer en ellos.

Mitos comunes sobre el sexo

1. Todos tienen mucho sexo, menos tú

Uno de los mitos más comunes sobre el sexo implica que para tener una vida sexual perfecta, debes tener mucho sexo. Lo cierto es que no todos tienen tanto sexo como se cree. El sexo es una elección individual, algo que es tuyo y de nadie más.

Si tienes una pareja, entonces se trata de una elección que solo tú y tu pareja pueden decidir. En consecuencia, no importa si tienes relaciones sexuales una o varias veces por semana.

El punto importante no es la cantidad de veces que tengas sexo, sino lo bien que lo haces cuando eso sucede. Está es de hecho una de las claves para tener una vida sexual más que placentera.

2. Un buen sexo requiere que tu pareja tenga un orgasmo

Contrario a la creencia popular, no todas las mujeres tienen orgasmos por penetración. El asunto es que cuando te obsesionas con la idea de que para tener un buen sexo, tu pareja debe tener un orgasmo, corres el riesgo de arruinar tu vida sexual.

En otras palabras, cuando equiparas el sexo impresionante con los orgasmos, echas por tierra toda la experiencia para ti y tu pareja. Incluso, cuando te preocupas demasiado por provocar un orgasmo en tu pareja, puedes comenzar a padecer de ansiedad.

Como resultado terminas pensando siempre en el orgasmo y no te enfocas en el momento del acto sexual. Y para que lo tengas presente, la ansiedad y la disfunción eréctil van de la mano.

Lo que debes tener en mente es que el sexo debe ser agradable e íntimo, incluso divertido. Concéntrate en el aquí y el ahora, calcula cómo te sientes antes de dar el siguiente paso y no te apresures inmediatamente a conseguir el orgasmo.

No asumas que darle a tu pareja un orgasmo basado en la penetración es la única forma de tener un buen sexo, ya que esto no siempre es así. De hecho, existen otras formas de lograr que tu pareja alcance el orgasmo, muchas de las cuales no implican las relaciones sexuales.

Los juegos previos por ejemplo, son geniales ya que te ayudan a eliminar la presión, sin mencionar que fomentan la creatividad y te dan la excitación necesaria para cuando finalmente llegues al acto sexual.

3. Una relación sexual a largo plazo es aburrida

Muchas personas definen la relación sexual a largo plazo como monótona y aburrida, con parejas en la cama con las luces apagadas y las sabanas hasta el cuello. Esté es otro mito sobre el sexo que no le hace bien a tu relación.

Es importante tener en cuenta que lo que puede ser aburrido para algunos, puede representar estabilidad y rutina para otros. La buena noticia es que si te encuentras atrapado en un sexo convencional y no te sientes inspirado, hay maneras de darle más pasión a la relación.

Puedes por ejemplo, jugar juegos sexuales con tu pareja para encender la chispa, al tiempo que agregas un poco de variedad. Siempre tienes la opción de las películas eróticas y los juguetes sexuales para adultos.

Lo importante en todo caso es ser creativo y pensar más allá del sexo tradicional. La realidad es que el sexo convencional no tiene por qué ser aburrido. Sin embargo, si sigues pensando de esa manera terminarás por afectar tu relación.

Para concluir

Sin duda hay muchos mitos sobre el sexo que no son reales y aunque creas que lo sabes todo, siempre hay cosas nuevas que puedes aprender. Si permites que los rumores y mitos sexuales dominen la forma en la que tienes sexo, fracasarás rotundamente.

Lo mejor que puedes hacer es mantener tu mente abierta y darle entrada a lo que tú y tu pareja consideren apropiado para disfrutar plenamente del sexo.