Hacer un griego

El sexo es una de las prácticas y actividades que más dejan más placer al cuerpo humano y que ayudan a mantenerlo en tranquilidad y armonía. 

Es una de actividades físicas que más libera endorfinas y hormonas en general, cuando tenemos sexo el cuerpo entra en un estado de liberación y satisfacción. 

Aunque hace años haya habido tabúes incluso del sexo para la procreación, hoy en día ha ido perdiendo más y más ruido en reglas morales antiguas y estigmas sociales. 

Y es que tener una actividad sexual no tiene nada de malo, el cuerpo humano lo necesita por naturaleza y es uno de los mayores placeres en la vida. 

El sexo, como todo, ha ido evolucionando a través de los años con nuevas prácticas, posiciones, entre otras cosas. 

Diversas posiciones sexuales que se tienen hoy en día, así como juguetes sexuales y variaciones en los distintos estilos y prácticas en el sexo, 50 años atrás hubiesen sido bastante escandalosas y descalificadas totalmente por una sociedad conservadora globalmente.

Aunque el sexo oral y el sexo anal eran prácticas sexuales que ya se hacían desde hace años, eran practicadas en discreción para no causar ruido en la sociedad, pues lo que ahora vemos como algo normal, no lo era 50 años atrás.

Gracias a que la sociedad ha ido evolucionando en su forma de pensar, hoy día se puede hablar de sexo oral, sexo anal, consoladores, vibradores, posiciones, entre otros, con mayor libertad que antes y precisamente en esta ocasión despejaremos una de las incógnitas que todavía no ha quedado del todo clara hasta hoy, el griego.

¿Qué es un griego y en qué consiste?

Seguramente has escuchado la expresión ¨hacer un griego¨ y probablemente te has quedado con la incógnita de lo que pueda significar esa frase, pero no tiene mayor complicación. 

Un griego o hacer un griego es un término que se utiliza para referirse al sexo anal. 

El sexo anal es un acto sexual que en lugar de la penetración de la vagina, se hace la penetración por el ano.

Este tipo de sexo como se ha mencionado, años atrás era un tabú, algo que no se podía ni mencionar, sin embargo con el pasar de los años ha adquirido más popularidad y muchas han sido las personas que ya lo probaron o piensan en hacerlo y aquellas que lo han probado aseguran haber tenido un encuentro satisfactorio.

Alrededor del sexo anal existen muchas creencias, la principal es que mucha gente llega a pensar que es doloroso y nada satisfactorio y en realidad es todo lo contrario. 

Aunque practicar sexo anal requiere más cuidado  e higiene que el sexo vaginal, siempre que se realice debidamente tiene mayor grado de satisfacción para los involucrados. 

Ventajas del sexo anal

Aunque no lo creas, en el sexo anal puedes encontrar mayor satisfacción que en el sexo vaginal. 

En el caso de las mujeres estas llegan más rápido al orgasmo al ser penetradas por el ano y pueden experimentar más placer. 

En el caso del hombre es igual o mejor, pues el ano resulta estar más apretado que la vagina por lo que el pene siente más al penetrar por el ano.  

Y una ventaja para ambos compañeros es que la eyaculación en el ano no implica riesgo de embarazo, aunque se debe usar preservativo por las enfermedades de transmisión sexual pues esta zona del cuerpo está en constante contacto con las bacterias y son más fáciles de desarrollar. 

¿En realidad duele el sexo anal?

Mientras se practique como es debido no tiene por qué causar dolor, obviamente para que esto sea posible hay que lubricar bien y tener mucha paciencia y cuidado si es la primera vez.

¿Por qué se le conoce como griego al sexo anal?

Se cree que el origen del sexo anal fue en la Antigua Grecia, donde en sus primeros siglos se rumora que era muy común el sexo entre homosexuales y más aún, era bien visto por la sociedad en general. 

Es por ello que se le llama hacer un griego al sexo anal, en honor a los que se piensa que fueron sus creadores.