El cliente de Escorts

El arquetipo de cliente de Escorts que solicita un servicio sexual

A través de este artículo analizaremos los distintos arquetipos de cliente de escorts habitual o esporádico consumidore de servicios de escorts en Barcelona.

El generoso

Aquel cliente de escorts de un nivel medio-alto que agradece un servicio prestado por una escort no solo con la retribución pactada, sino con un incentivo en modo de regalo por su satisfacción.

Los hay que aprovechan el tiempo en común para salir de compras y se sienten complacidos obsequiando a una acompañante de lujo satisfaciendo un capricho. Y los hay quienes acuden a la cita con un presente por cortesía.

El fetichista

Es aquella persona que siente una admiración extrema hacia una parte de cuerpo, persona, o temática sexual en particular. El problema de un fetichista es encontrar a otra persona del sexo opuesto que comulgue con sus mismos gustos o teorías.

Por este motivo, el hecho de contratar a una escort en Barcelona le facilita en gran medida llevar a cabo sus prácticas fetiches predilectas. No es extraño que este tipo de cliente no quiera realizar el acto sexual explícito e inclinarse por, durante la cita o servicio; centrarse en adorar o lamer por ejemplo los pies de la susodicha.

El servicio de Escorting aporta la desinhibición de estos sujetos a poder realizar estas prácticas deseadas sin ningún reparo. Y para la escort puede ser un trabajo ‘limpio’ y gratificante en el que no necesariamente exista sexo.

El primerizo

Desde hace muchas décadas y en algún tipo de ambientes ha habido un patrón o conducta social traspasado de generación a generación por el cual al llegar a la mayoría de edad, se acude a una prostituta o escort para perder la virginidad.

Para algunos la mejor forma de ‘estrenarse’ es ponerse en las manos de una profesional del sexo. Para otros, una cuadrilla de amigos, es la forma de que se estrene ese amigo al que aún no le ha llegado el momento; el cual por timidez o porque no ha encontrado la oportunidad de hacerlo con anterioridad.

Incluso en determinados círculos es una tradición familiar que pasa de padres a hijos generación tras generación; para así dejar patente la virilidad del progenitor o por presión social.

El casado

Muchos son los motivos por los que un hombre casado acude a servicios de prostitución. En muchos casos se debe a querer realizar prácticas sexuales que no se atreve a pedir a su pareja o que ésta se ha negado a realizar con el.

El acudir a una profesional del sexo ayuda a evitar conflictos emocionales o a tener una doble relación extraconyugal. Asimismo, disminuye el sentimiento de culpa al no considerarlo como una infidelidad ya que ha pagado por ello y no supone ningún compromiso.

También los hay que tienen una adicción sexual irrefutable, que al necesitar sexo de forma muy frecuente y no sentirse satisfechos con el sexo aportado por su mujer, optan por contratar estos servicios saciar su sed sexual.

El separado

Cuando das por terminada una relación de pareja que ha perdurado durante varios años, lo que menos te apetece es volver a cimentar las bases para iniciar otra. Es una etapa de soledad, de desahogo, de libertad, y de falta de compromiso; pero no por ello desaparece el apetito sexual. Todo lo contrario, es más latente y es una de las cosas que echas en falta de tu anterior relación.

Por este motivo es muy común que los separados acudan a los servicios de una escort de lujo; el cual podrá satisfacer sus deseos sexuales de forma anónima sin la necesidad de sentar unas bases de relación con todo lo que ello engloba.

El hombre de negocios

Muchos de los hombres que acuden a agencias de escorts de alto standing suelen ser hombres de negocios y directivos de empresas. Indudablemente el dinero y el poder facilitan estas prácticas ya que por sus elevados costes no les supone un impedimento directo como a otros sectores de la sociedad.

Si a esto le añadimos que suelen viajar con mucha asiduidad para realizar reuniones, acudir a conferencias y convenciones, tenemos el cocktail perfecto para llevarlo a cabo. En primer lugar porque pueden preservar su anonimato fuera de su ámbito social en la lejanía. Y en segundo lugar porque como bien dice el dicho ‘Lo que pasó en Las Vegas, se queda en Las Vegas’, es una forma de desconectar el chip una vez vuelven del viaje y retomar su vida normal y cotidiana.

Muchos son los hombres que llaman a agencias de putas de lujo para que una de sus escorts acuda a su habitación de hotel después de una jornada maratoniana de negocios, en una de las muchas ferias que tienen lugar en Barcelona.

De hecho los números hablan por sí solos. Durante las ferias más importantes que se realizan en la ciudad condal a lo largo del año, es cuando se realizan mayor volumen de citas con muchísima diferencia. Incluso es difícil encontrar disponibilidad de acompañantes de lujo durante esas fechas.

El discapacitado

Es algo que ha pasado en todas las épocas. Pero en estos últimos años incluso se ha puesto de moda la profesión de asistenta sexual para discapacidados. Se trata de un servicio que no solo pretende satisfacer sexualmente sino anímicamente.

De hecho, hay muchos padres que acuden a este tipo de servicios para que sean prestados a sus hijos discapacitados, como una asistencia u obra social más. Porque ellos, como es lógico, también tienen sus necesidades. ¿Y porque no ayudarles a satisfacerlas?.

La pareja

Muchas son las parejas que pasados unos años de relación necesitan de un incentivo para sus relaciones. Algún punto picante que haga emerger su apetito sexual, o la búsqueda de otros horizontes o fantasías sexuales a realizar en conjunto.

Por ejemplo, realizar un trío, o ver como tu marido lo hace con otra chica mientras tu miras, o ver como tu mujer tiene una relación lésbica.

Cuando la pareja quiere preservar su intimidad, es muy frecuente que acuda a una agencia de escorts para contratar el servicio de atención a parejas y ampliar sus horizontes sexuales.

El cariñoso

Es aquel que busca el consuelo en una prostituta. Recibir caricias y darlas, aumentar su autoestima más que recibir sexo. Éste es el cliente perfecto para una escort ya que más que sexo puro busca un intercambio de sinergías, conversación, y ternura.

Los amigos

Por último, aquellos grupos de amigos que como diversión acaban un sábado por la noche acudiendo a un prostíbulo o club de strip-tease a buscar sexo. También fiestas de despedidas de solteros como guinda de un plan perfecto para que el novio despida la soltería por todo lo alto. Es un juego más, un divertimento sexual.

¿Te sientes identificado con alguno de estos arquetipos? Seas quien seas, en Ruta 69 ponemos a tu disposición las más bellas escorts en Barcelona. ¿Te atreves? …

2017-10-17T11:18:25+00:00octubre 17th, 2017|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies